Image Alt

Experiencias

Descubre O Barco

O Barco es la capital comarcal de Valdeorras y es también el centro comercial y de servicios. El pueblo tiene el aspecto de un pequeño pueblo que se abre ante nosotros de forma inesperada con edificios de hasta nueve plantas de altura en su casco urbano y cuando nos sumergimos en sus calles, la ajetreada vida comercial del pueblo también te sorprenderá.

#PaseaOBarco

Pasea por el Malecón, descubre la Casa Grande de Viloira, admira el Pueblo de O Castro…

En O Barco encontrarás rutas de senderismo, zonas de baño, restaurantes donde disfrutar de la buena comida, patrimonio civil y religioso, Naturaleza, fantásticos miradores, vida comercial… todo lo necesario para relajarte y disfrutar.

LA CASA GRANDE DE VILOIRA

Esta casa señorial con casi cuatro siglos de historia fue construida en 1637 y su historia está ligada a la familia Quiroga.

La casa estuvo inicialmente relacionada con el rey suevo Recaredo I, pero desde el siglo XVIII se vincula a la familia Quiroga y en concreto, dentro del largo linaje de este conocido apellido, a la rama familiar de San Miguel de Montefurado.

La casa fue arreglada por Diego II de Quiroga convirtiéndose así en su domicilio. Con José Quiroga, la vivienda alcanzó su apogeo.

casa grande de Viloira, trasera y jardinesEl edificio es de planta rectangular, adornado con piedra roja típica de la zona y cuenta con dos patios interiores, una capilla y una bodega abovedada. La fachada principal, que da a la plaza de Otero Pedraio, es la de mayor interés arquitectónico.

Los jardines de Casa Grande son únicos y tienen una entrada de altos plataneros traídos de América. No faltan los laureles y tampoco la frondosa magnolia, árbol típico de las casas señoriales de la época.

Tras muchos siglos de historia de la casa, con diferentes dueños pero siempre ligados a la familia Quiroga, Elena de Quiroga y Valcarce y Marcelino Suárez fueron los últimos propietarios en vivir en la casa de forma habitual. Después de su salida de la propiedad, el edificio fue abandonado.

Destacar la figura de Elena de Quiroga e Abarca, escritora y novelista, y segunda mujer en ocupar un sillón en la Real Academia Española, que vivió aquí su infancia tras la muerte de su madre y hasta su adolescencia y que siempre promovió sus orígenes de Valdeorras.

  • 20210514_132051

    20210514_132051

  • 20210514_132158

    20210514_132158

  • 20210514_131927

    20210514_131927

  • 20210610_183936

    20210610_183936

  • 20210514_131204

    20210514_131204

  • 20210514_133641

    20210514_133641

EL MIRADOR DEL PUENTE DE SAN FERNANDO

Junto a la inauguración de la carretera Ponferrada-Ourense, en 1902 también se inauguró el Puente de San Fernando y se dejó de utilizar la Barca del Sil para cruzar el río.

inscripción Mirador narra la historia del Puente de San FernandoPero al final «el río se lleva lo que le queda», y el barrio de O Barco lo sabe bien, como al recordar lo ocurrido en la riada que el 27 de diciembre de 1959 derribó el puente de San Fernando, hasta ese momento signo emblemático del pueblo Con su derrumbe, el puente se cobró la vida de Manuel Conde «O Monfortino», un zapatero de la calle San Roque, que había ido a ver si el peligro era tan grande como decían. Agustín Isla, vecino de Viloira, salvó por poco la vida cuando corrió para salvar su vida al ver que el puente se caía, dejando las piernas colgando al vacío.

  • 20210514_135006

    20210514_135006

  • 20210514_134959

    20210514_134959

  • 20210514_135205

    20210514_135205

  • 20210514_134904

    20210514_134904

  • 20210514_134943

    20210514_134943

Durante años, los restos del antiguo puente quedaron derrumbados en el Sil, con parte de sus pilares aún expuestos y los niños y adultos que disfrutaban del río nadaban hasta ellos. Hoy lo que queda de aquel puente es el mirador del Ponte de San Fernando que nos permite tener una gran perspectiva de las aguas del Sil.

O BARCO ANTIGUO

Las casas de las Rúas Real, San Roque y San Mauro forman el Casco Antiguo de O Barco. Si te sitúas en la propia Praza Mayor, frente al río, verás el antiguo casino de la localidad, que reconocerás por la piedra roja de su fachada, y divisarás también la torre de la Iglesia de San Mauro, un símbolo del skyline del pueblo.

plaza mayor de O Barco de ValdeorrasLa Plaza Mayor está abierta al río como si fuera al mar, y desde su balcón se puede admirar el paso del Sil y ver el puerto de la Barca, el lugar por donde la antigua barca de Viloira pasaba el barrio de un lado del río al otro, siendo el germen de la villa allá por las primeras décadas del siglo XVI. El nombre Barco de Viloira se conservó hasta bien entrado el siglo XVII.

¡Lo mejor es disfrutar del ambiente de la plaza sin prisas tomándote algo, sentándote en sus bancos o asistiendo a alguna actividad cultural o festiva que allí se realice!

  • 20210514_130305

    20210514_130305

  • 20210514_130433

    20210514_130433

  • 20210514_130339

    20210514_130339

O CASTRO

El conjunto monumental de O Castro conserva las ruinas del castillo con su torre y se completa con la Casa Grande o Casa Carballo, junto a la fortaleza medieval y el Pazo de Flórez o Pazo do Castro, en la misma entrada al pueblo.

el pueblo de O Castro en ValdeorrasO Castro, está situada sobre un promontorio de 400 metros de altura y ha sido un enclave estratégico desde la antigüedad como lugar de vigilancia desde el que se veía el tránsito de personas y mercancías que circulaban por las vías de comunicación que pasaban por la comarca. Valdeorras, lugar de paso a la meseta y entrada a Galicia desde León, estaba atravesada por la famosa calzada romana denominada Vía Nova o Vía XVIII que unía la ciudad portuguesa de Braga con Astorga y que era vital para recoger el oro de nuestra región como pasó y el Bierzo, para llevarlo a Roma.

Pero O Castro, la población más importante del territorio en época medieval y sede administrativa durante varios siglos, ya era considerada estratégica por los antiguos pobladores y en ella se encontraron restos de un poblamiento castrejo que data de unos 2.500 años y que es quizás el germen del pueblo de O Barco. Las excavaciones arqueológicas que se realizaron en el entorno de la torre, revelaron estos orígenes bimilenarios del Castro: un conjunto de chozas que se superponen en el tiempo, mostrando las bases de las primeras chozas prerromanas de paja y barro y luego de piedra circular y rectangular. construcciones, que corresponden a las dos fases de la ocupación romana (siglos I-II d. C. y III-IV d. C.), siendo superadas posteriormente por construcciones medievales y por el propio castillo. En la rehabilitación llevada a cabo por el Ayuntamiento de O Barco, se creó una plaza junto a la torre donde se representa la huella arqueológica de la fortaleza romana.

Mirador de la Torre de O Castro

Uno de los elementos más destacados es la torre y fortaleza de O Castro, que ya contó con la protección genérica de los castillos españoles en 1949 y que fue declarada Bien de Interés Cultural (B.I.C.) el 17/11/1994 con la categoría de Monumento. Ese mismo año fue donado al Ayuntamiento de O Barco de Valdeorras. El conjunto se puede visitar sin necesidad de guía, ya que cuenta con una serie de paneles explicativos, que brindan información sobre las características del monumento.

Torre de la Fortaleza de O Castro del Barco de ValdeorrasSe trata de una construcción medieval del siglo XIV que sufrió destrucción parcial y reconstrucción, posiblemente a raíz de las revueltas irmandíes, pasando a ser propiedad de los condes de Rivadavia a finales del siglo XV. Sufrió nuevas reformas en el siglo XVIII para su uso como prisión y tras la supresión de los señoríos en el siglo XIX, fue abandonada, llegando a un estado de abandono y ruina.

vistas desde el mirador de la Torre de O Castro en O Barco de ValdeorrasEn 2010, el Ayuntamiento de O Barco inició la rehabilitación del monumento, consolidando la torre medieval y manteniendo su carácter de ruina romántica. El edificio se ha completado con una escalera metálica de diseño actual, alternando con diferentes terrazas, que permiten tanto la contemplación de la torre como, en su parte más alta, el acceso al mirador de la torre que nos ofrece unas impresionantes vistas del entorno.

Casa Carballo

Junto a la iglesia parroquial de O Castro de Valdeorras podremos ver una gran casa solariega de planta rectangular donde destaca la arcada del balcón del lado del valle y los escudos de armas de la fachada principal. El edificio está hecho con la piedra roja típica de la comarca.

Casa Carballo, en el pueblo de O Castro, O Barco de Valdeorras
Pazo dos Flórez

Este es otro gran edificio situado cerca de la torre cuyo origen se remonta al año 1630 fundado por Pedro Losada y Quiroga como podemos ver en una inscripción en la capilla del propio palacio.

Posteriormente pasó a manos de la familia Flórez, manteniéndose en sus manos hasta nuestros días, como atestiguan los escudos que aparecen en la fachada principal del edificio, donde aparecen las cinco flores de lis, en oro, sobre un campo de azur, perteneciente a la familia Flórez Losada.

Los últimos moradores fueron los marqueses de Esteva das Delicias, título con Grandeza de España, que vivieron en el palacio hasta convertirlo en lo que es hoy, un Monument Hotel de 4 estrellas que combina a la perfección su pasado rústico y su confortable presente. El monumento no ofrece visitas externas al uso de sus servicios.

LA PINCHEIRA DE FERVENZA

La Pincheira de Fervenza, también llamada Pincheira de Portomao, es una cascada de 25 metros de altura situada muy cerca del pueblo de Fervenza, a unos 7 kilómetros de O Barco. Tras dejar el coche en la zona habilitada para ello, accederemos a la pincheira tras caminar 2,5 kilómetros desde el pueblo de Fervenza hasta dicho enclave por una pista de tierra que discurre entre prados y castaños.

Pincheira de Fervenza, Pincheira de Portomao, O Barco de Valdeorras

En medio del camino encontraremos el Miradoiro da Pincheira con unas impresionantes vistas del valle del Sil.

La pincheira, situada en un entorno natural de gran belleza, se puede ver en cualquier época del año ya que siempre tiene agua independientemente de la estación en la que nos encontremos. Los últimos metros que nos acercan a ella, muestran impresionantes vistas del cerro arcilloso que nos lleva a la cascada. En ese cerro se encuentran los restos de una antigua herrería que fue el germen de la población de Fervenza.

En medio del camino de Fervenza a Pincheira de Portomao encontraremos un desvío a la izquierda que nos indica la distancia hasta el pueblo de Correxais. Si tomamos el desvío caminaremos 3 kilómetros por un camino de montaña hasta llegar al pueblo en cuestión y en medio encontraremos un banco/mirador hecho a mano por los vecinos del pueblo de Fervenza que nos ofrecerá unas vistas de vértigo. del valle del río Sil a su paso por O Barco y Vilamartín.

En el mismo pueblo de Fervenza aguas arriba de la Pincheira de Portomao, se puede visitar un molino harinero que molió hasta los años 90 al que se accede desde el pueblo y desde un camino que lo une con el camino a la Pincheira de Fervenza.

EL MIRADOR DE ALIXO

Si quieres tener una buena panorámica del pueblo de Barco, tienes que visitar el mirador de Alixo. Para llegar tomaremos la carretera N-536 en dirección a Sobradelo desde O Barco e inmediatamente encontraremos el desvío a la derecha que nos indica el camino hacia el mirador.

vistas desde el Mirador de Alixo, O Barco de ValdeorrasPor la carretera tendremos que subir con el vehículo unos 6 kilómetros en forma de aquellos y llegaremos al pueblo de Alixo. Allí dejaremos el coche frente al Centro Social del Pueblo que tiene a su alrededor una plaza cementada que utilizaremos como aparcamiento.

A partir de ahí, nos separarán unos 200 metros del mirador de Alixo, y caminaremos entre castaños centenarios y acompañados del silencio o de alguna compañía de propios o foráneos. Tras el agradable paseo, descubriremos el mirador que nos ofrece unas imponentes vistas del pueblo de Barco, y del río Sil procedente de Carballeda y desde lo alto de su alto enclave.

  • 20210508_132724

    20210508_132724

  • 20210508_125714

    20210508_125714

  • 20210508_125455

    20210508_125455

  • 20210508_130633

    20210508_130633

  • 20210508_132544

    20210508_132544

  • 20210508_125630

    20210508_125630

  • 20210508_132846

    20210508_132846

EL MALECÓN

Si vas a O Barco, lo primero que tienes que visitar es El Malecón, donde la vista del río y sus riberas te acompañarán en un agradable paseo entre el verde del pasto y los árboles, y el azul del agua y el cielo. Te encantará verlo todo: los patos, las garzas, los colimbos, los pájaros, los sauces, los sauces llorones y la hierba… todo al pie del río.

desembocadura del arroyo Cigüeño, el Malecón de O Barco de ValdeorrasLa playa fluvial más antigua de la provincia de Ourense te espera para relajarte en los meses de verano y reducir el calor el resto del año tú también puedes disfrutar de este paraje fluvial atemporal que te gustará en todas las estaciones del año.

El Malecón, en pleno centro de O Barco, ofrece al barrio y también a los visitantes un envidiable lugar de ocio y disfrute, ya que cuenta con parques infantiles, bares, restaurantes, playa fluvial, carril bici, piscinas, skate park, etc. En tu recorrido por el paso del río por el pueblo te encantarán sus terrazas, su esencia fluvial y su gente.

El río Sil forma un todo con el pueblo de O Barco y el mejor lugar para descubrirlo es El Malecón.

  • 20210514_125043

    20210514_125043

  • 20210514_125434

    20210514_125434

  • 20210514_124758

    20210514_124758

  • 20210514_125525

    20210514_125525

  • 20210514_125012

    20210514_125012

  • 20210514_125425

    20210514_125425

  • 20210514_124749

    20210514_124749

  • 20210514_124906

    20210514_124906

O MOSTEIRO DE XAGOAZA

O Mosteiro de Xagoaza, un lugar tranquilo y con gran encanto, se encuentra a pocos minutos del centro de O Barco.

En el lugar encontraremos la iglesia de San Miguel de Xagoaza, cuya puerta sur y ábside semicircular con ventana germinada, atestiguan el origen románico de la construcción. La iglesia está fechada en el siglo XII y la cruz de Malta tallada sobre la puerta principal de la iglesia nos recuerda que fue un lugar administrado por la Orden de San Juan de Jerusalén.

mosteiro de Xagoaza y la iglesia de San Miguel de Xagoaza, O Barco de ValdeorrasEl Monasterio, contiguo a la iglesia, es un sobrio edificio del siglo XVIII, reconvertido en una moderna bodega para la elaboración de vinos de Godello, que cuenta con una bodega-cueva excavada en la roca. La historia del Mosteiro de Xagoaza, ahora vinculado a una bodega, estuvo íntimamente relacionada con el Camino de Santiago, siendo lugar de refugio durante varios siglos para los peregrinos que transitaban por el Camino de Inverno en su peregrinación a Santiago.

El entorno del río Mariñán, y el entorno natural que rodea al Monasterio e Iglesia de San Miguel de Xagoaza, son el complemento perfecto para visitar este conjunto arquitectónico. Siguiendo el río aguas arriba, llegaremos a un lugar lleno de magia: un rústico puente de arco al pie de las ruinas de un molino, que entre la tupida vegetación y el sonido de las aguas del río Mariñán, nos transportará a otra época.

LA CASA DEL RÍO CIGÜEÑO

Quizás la historia más significativa de la Casa del Río Cigüeño y sus señores sea su especial relación con la figura del Santo Nazareno, patrón de la villa de O Barco. Aunque poco se sabe del origen de la figura, en 1690 está documentada la construcción de una capilla en la Casa de Rio Cigüeño para albergar la talla del Santo Nazareno que era propiedad de Diego de Valcarce, perteneciente a la Casa de Rio Cigüeño.

Casa del Río Cigüeño, O Barco de ValdeorrasPor tanto, se desconoce el autor de la talla, pero la imaginación popular pasó de padres a hijos, manteniendo viva la historia de la imagen. Cuenta la leyenda que la talla se realizó a partir de un tronco que fue arrastrado por las turbulentas aguas del río Cigüeño un día de tormenta y que los criados recogieron a su paso por la finca del mismo nombre. El dueño de la casa ordenó que usaran el leño para hacer fuego en su propia chimenea pero no había fuerza humana capaz de hundir el hacha en la corteza del leño por lo que tuvieron que desistir de su empeño. Fue en ese momento que el dueño de la casa dispuso que se tomara una foto con él buscando un artista para realizar el trabajo. La historia cuenta que cuando el escultor se dispuso a tallar la madera, a diferencia de antes, se volvió tan suave como la mantequilla. Y de ahí, de ese tronco de leyenda, se creó la imagen del santo nazareno que se venera en O Barco cada 14 de septiembre.

Se llama Casa del Río Cigüeño en honor al arroyo que pasa por sus tierras, atravesando la finca en su totalidad y que desembocará en el río Sil. El primer documento que menciona Casa de Rio Cigüeño o Hacienda Rio Cigüeño es de 1597, por lo que su construcción es anterior a esta fecha y su historia temprana está ligada a la familia Valcarce. En 1608, el matrimonio Valcarce vendió la casa a Andrés de Prada, secretario del rey Don Juan de Austria, Alejandro Farnesio, Felipe II y II, considerado el personaje histórico más importante de Valdeorras de todos los tiempos.

En el siglo XIX, la casa pasó a llamarse Casa Barreiras tras el matrimonio de Mª Carmen Pardo Sanmartino, hija de Joaquín Pardo Valcarcel, con José María de la Barrera e Montenegro, natural de Cospeito. El matrimonio tiene tres hijos, de los cuales Francisco de la Barrera heredará la casa y él a su vez la dejará como herencia a sus hijos tras su muerte en 1967. Los cuatro hijos de Francisco, mediante un convenio urbanístico, ceden la casa al Ayuntamiento de O Barco para convertirla en mobiliario urbano municipal. Ahora es la sede de la organización Cruz Roja en O Barco y otras asociaciones que comparten el espacio.

REPORICELO nuestra aldea abandonada

No es orgullo sino destino, y Reporicelo estaba destinado a quedarse vacío allá por los años 60. ¿Y por qué tan pronto? Te invitamos a descubrir el pueblo de Reporicelo.

Casa abandoada en Reporicelo, O Barco de ValdeorrasConduciremos hasta el pueblo de Oval y allí dejaremos el coche junto a la iglesia del pueblo. La iglesia se sitúa en la entrada, si accedemos por el pueblo de Rubiá, y al final, si accedemos por el otro lado.

Desde este punto caminaremos medio kilómetro hasta llegar al pueblo. El ambiente hay que vivirlo. Quedan restos de varias casas, la escuela y un hermoso riachuelo que te encantará. Saltando sobre las rocas aguas arriba hay una fuente de agua a la que merece la pena llegar si vas en verano. En invierno es mejor no intentarlo porque las piedras son muy resbaladizas y el arroyo Reporicelo lleva más agua.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies